¿La placa base es importante para los juegos? Vamos a averiguar

Para la mayoría de los jugadores, que se toman sus juegos a la ligera, no será necesaria una placa base de gama alta. Pero para aquellos que quieren la mejor experiencia o juegan profesionalmente, podría ser una buena consideración para ti.

Si bien una placa base no afecta directamente el juego, administra todos los demás componentes, como la RAM, la CPU y la tarjeta gráfica, cada uno de los cuales tiene un papel en lograr el juego perfecto.

Factores que hacen que las placas base de gama alta sean mejores para juegos

Esto es lo que hace que las placas base de gama alta sean una mejor combinación para los juegos:

1. Mejores VRM ofrecen mejor overclocking

El overclocking es el proceso de establecer la frecuencia operativa de un procesador más alta de lo que está clasificado. Por lo general, esto no es necesario porque las CPU modernas ya se esfuerzan por mantener un funcionamiento impecable, pero si planea hacer overclocking, necesita una placa base de calidad que pueda manejar la carga adicional.

Las placas base de gama alta tienen mejores y más VRM (módulos reguladores de voltaje), lo que hace que la transición sea más fluida. Estas diminutas unidades son responsables de estabilizar el voltaje a medida que lo aumentas lentamente para acelerar la velocidad del reloj de tu CPU. Sin ellos, nada puede evitar que su CPU se bloquee.

Además, la mayoría de las placas base baratas ni siquiera admiten el overclocking en primer lugar. Entonces, incluso si desea intentar amplificar la frecuencia operativa, no hay camino para ir allí.

2. Más oportunidades de expansión

Una vez que ingrese al mundo de los juegos, sus activos y su colección de juegos solo se expandirán. Por lo tanto, necesita una placa base que pueda satisfacer sus crecientes necesidades a través de sus oportunidades de expansión.

Por ejemplo, supongamos que el juego que está jugando en este momento requiere al menos 2 ranuras de RAM (memoria de acceso aleatorio) llenas de 32 GB cada una. Ahora, si quieres probar otro juego, necesitarás RAM adicional. ¿Cómo va a funcionar eso si su placa base no tiene ranuras adicionales para RAM?

Del mismo modo, si compró un juego de gama alta que requiere una configuración de múltiples GPU (Unidades de procesamiento de gráficos) para funcionar mejor, su placa base debe ser lo suficientemente flexible como para admitirlo.

El propósito completo de tener una placa base es conectar los diferentes componentes de su sistema. Entonces, naturalmente, una placa base de gama alta con más ranuras y USB ofrecerá más oportunidades de conexión en comparación con otras.

3. Más ranuras PCI-E

Ya sabes que un buen juego no puede funcionar sin suficientes tarjetas gráficas. Algunos incluso necesitan más de una o un grupo de GPU para admitir el juego. Pero, ¿adónde van todas estas cartas? En las ranuras PCI-E. Entonces, naturalmente, un juego de gama alta que requiere más tarjetas gráficas necesita una placa base con múltiples ranuras PCI-E equipadas para manejar una configuración de GPU grupal.

NOTA: Las tarjetas gráficas solo irán en las ranuras PCI-E x16. x16 aquí está la etiqueta que indica compatibilidad con ranuras para tarjetas. También encontrarás otras ranuras marcadas como x1, x4 y x8, que se conectan con adaptadores WiFi y tarjetas de sonido.

4. Soporta SLI o Crossfire

Si está buscando una placa base exclusivamente para juegos de alta gama con una configuración de múltiples GPU SLI o Crossfire, debe optar por las premium. Ciertos conjuntos de chips de placa base baratos simplemente no son compatibles con una configuración de múltiples GPU.

Por ejemplo, la serie AMD A y la serie Intel H y B no son compatibles con la configuración de múltiples GPU SLI o Crossfire.

¿Necesita una placa base para contar con múltiples GPU para una mejor experiencia de juego? Elija un conjunto de chips de la serie AMD B y X o un conjunto de chips de la serie Intel Z.

5. Conjuntos de chips de calidad

Lo que hace o deshace una placa base son sus conjuntos de chips. Así como la CPU se considera el cerebro de una computadora, el conjunto de chips es lo que hace funcionar una placa base. Entonces, naturalmente, las placas base de gama alta que usan materiales de calidad para su conjunto de chips funcionan mejor que sus contrapartes más baratas.

El conjunto de chips administra el flujo de información entre los otros componentes conectados a él, incluida la CPU, la RAM y la GPU. Y dado que cada una de estas unidades desempeña un papel fundamental en la configuración de su experiencia de juego, es indispensable una mejor comunicación entre ellas a través de un conjunto de chips de calidad.

¿Tu placa base afecta tu FPS?

La placa base no influye directamente en los FPS (fotogramas por segundo) ni en ningún otro factor de juego. Pero lo que hace es ayudar a componentes como tarjetas gráficas y procesadores a funcionar mejor y brindarle una experiencia de juego perfecta.

La velocidad de fotogramas en realidad está determinada por la RAM y la CPU. Estos componentes son responsables del funcionamiento perfecto de su juego. Pero en caso de que la placa base sea incompatible con la CPU o simplemente la acelere debido a problemas térmicos, obviamente afectará el FPS de su juego.

Del mismo modo, si su placa base no tiene suficientes ranuras para expandir su RAM para juegos de alta gama, la jugabilidad se verá afectada posteriormente.

Entonces, si está en el viaje de construir su PC específicamente para juegos, le recomendaría obtener una placa base de gama alta. Como ya va a gastar mucho en otros accesorios, y si reduce la placa base, es posible que no pueda utilizar todas las otras piezas costosas en su máximo potencial.

Puntos a considerar al elegir una placa base para juegos

Aquí hay una lista de verificación rápida de lo que debe buscar en una placa base para juegos:

1. Factor de forma

El factor de forma es la forma, el tamaño y el diseño de una placa base, que es un factor importante teniendo en cuenta que el factor de forma determinará si es compatible con su sistema de juego o no. El factor de forma también cubre detalles de diseño adicionales como la carcasa, los orificios de montaje, la fuente de alimentación, etc., que influirán en el proceso de instalación.

Actualmente, las placas base más populares en el mercado son ATX, mATX y mITX. El ATX es el modelo más convencional y más grande de los tres, mientras que el mITX es el más pequeño. El mATX se encuentra justo en el medio en términos de tamaño y es bastante asequible en comparación con el ATX.

Si no te importa gastar un poco más en la placa base, opta por una ATX. Con sus diversas opciones de expansión, es perfecto para jugadores de alto nivel.

2. RAM/DIMM

La RAM es otro factor importante. Cuanta más RAM tenga, mejor será la velocidad operativa y la capacidad de respuesta de su sistema. Una RAM más alta, como se mencionó anteriormente, también mejorará la velocidad de fotogramas, lo que a su vez le brinda un juego fluido.

El tamaño de RAM que necesita obtener depende de la placa base que tenga. Una placa base ATX estándar tiene de 2 a 4 ranuras de RAM, mientras que una mATX estándar o mITX 2 DIMM (módulo de memoria dual en línea) tiene aberturas.

Para una experiencia de juego más fluida, obtenga una placa base con al menos 4 aberturas de RAM para que, a medida que expande su colección de juegos, pueda seguir agregando más RAM para proteger su dispositivo de la ralentización.

3 SATA

La mayoría de los juegos de gama alta son notoriamente conocidos por ocupar mucho espacio y si no quieres que el juego se retrase, tiene que haber suficiente SATA (Serial Advanced Technology Attachment) para soportar los SSD y HDD. El SATA supervisa el proceso de transferencia de datos dentro de la placa base y otros dispositivos de almacenamiento. Por lo tanto, para cada unidad SSD/HDD que tenga, necesitará un SATA correspondiente.

NOTA: Recuerde siempre verificar si su placa base viene con las ranuras y la capacidad correctas para admitir los SSD o HDD elegidos.

4. Ranuras PCI Express

¿Qué es un buen juego sin gráficos estelares? Si desea un juego fluido con efectos visuales alucinantes, elija una placa base que venga con suficientes ranuras PCI Express. Estas ranuras integradas están diseñadas para conectar su placa base a componentes de hardware externos como un módem, una tarjeta de red, una tarjeta de sonido o, en este caso, una tarjeta gráfica.

Para la tarjeta gráfica principal, necesitará una PCI Express x16. Pero en caso de que esté apuntando más alto y quiera varias GPU, también necesitará varias ranuras PC Express.

5. Resistente y duradero

Una cosa que distingue a una placa base normal y está diseñada y utilizada especialmente para juegos es que esta última tiene que procesar procesos mucho más pesados. Ciertos juegos ocupan mucho espacio y tienen gráficos de alta gama y múltiples paquetes, lo que en conjunto ejerce mucha presión sobre su placa base.

Por lo general, las placas base son dispositivos bastante duraderos y no tiene que preocuparse por su dureza siempre que las mantenga bien. Además de la protección contra daños físicos, esté atento a posibles cortocircuitos, subidas de tensión repentinas e incompatibilidad de componentes. Además, si siente que su dispositivo se sobrecalienta por el juego constante, dele tiempo para que se enfríe de vez en cuando.

Conclusión

Su placa base no solo afecta su experiencia de juego, sino también el rendimiento general de su PC. Es por eso que debe elegir uno que tenga la capacidad de manejar juegos de alto nivel, otros procesos más pesados, así como las tareas triviales del día a día.

Además, recuerde que simplemente elegir una placa base resistente para sus juegos no le da un boleto para sobrecargarla. Si desea que sea un curso largo, aún debe realizar comprobaciones de rutina en sus condensadores, conectores de cobre y batería CMOS. Manténgalo limpio y evite sobrecalentar su sistema con frecuencia para obtener la mejor experiencia de juego.